No todas las empresas empiezan ahora en Internet, suelo recibir empresarios interesados en cambiar de página web en su empresa. Una página web que realizaron hace años y necesita ser actualizada y adaptada a los nuevos tiempos.

Esto es una buena decisión. Hay que entender que el uso de Internet en los últimos años ha crecido exponencialmente gracias a la tecnología y los nuevos avances.

Actualmente el mercado online es muy importante para las empresas, ya que los usuarios buscan en él cualquier cosa que necesitan. Como se suele decir “hoy todo se hace por Internet”.

rediseño web pasos importantes al cambiar de pagina web

Uno de los principales objetivos por lo que las empresas deciden cambiar de página web, es por que piensan que la actual “ya no vende”. Perjudica la imagen de la empresa, no muestra la información actual, no está adaptada a los dispositivos móviles, incluso muchos apartados de la web dejaron de funcionar.

En este artículo voy a explicar lo mismo que suelo explicar cuando un empresario o autónomo me pide rediseñar su página web.

Cambiar la página web de una empresa no es solo diseñar y desarrollar una nueva, y una vez terminada hacer el cambio. Si hacemos esto, acabamos de cometer un gran error, el cual explico a continuación:

La actual web, la que se va a cambiar, puede estar desfasada, pero tiene algo de mucho valor y es el posicionamiento SEO adquirido durante todo el tiempo que lleva online. También, un punto a favor de cara al posicionamiento es la antigüedad del dominio, algo que Google considera muy importante para mostrar la página web en buenas posiciones.

Si se realiza el cambio de una página web sin tener en cuenta el posicionamiento SEO, perderemos las posiciones que Google nos ha dado a lo largo del tiempo. Esto se traduce en pérdida de visitas y en la pérdida del valor del dominio, algo que cuesta mucho dinero volver a conseguir, ya que habría que hacer un trabajo de posicionamiento SEO para re-posicionar la página web.

¿Cómo evito perder el posicionamiento al cambiar mi web?

Para evitar este error, vamos a empezar por lo básico: contratar un desarrollador web profesional, con conocimientos de marketing online, concretamente de optimización SEO On page, que es como se llama el trabajo que hay que realizar para no perder el posicionamiento al cambiar la página web.

Digamos que no debes fijarte de cualquiera que esté dispuesto hacer la nueva página web o hablar previamente con el profesional o empresa si incluyen este trabajo en su servicio de diseño web.

Los aspectos importantes a tener en cuenta al cambiar de página web son los siguientes:

Evaluar el posicionamiento SEO

Se estudia por que palabras claves se ha posicionado la página web durante el tiempo y si concuerdan con las que se quiere posicionar en adelante.

Es posible que la empresa ahora realice nuevos servicios y sea conveniente potenciar nuevas palabras claves. De esta forma se aprovecha el potencial del dominio para conseguir rápidamente visitas provenientes de usuarios que interesan actualmente.

Con esta evaluación, no solo se consigue que la nueva página web no pierda el posicionamiento de la anterior, si no también aseguramos que el nuevo rediseño estará optimizado para la nueva estrategia de posicionamiento SEO.

Mantener y mejorar la optimización SEO

Una vez evaluado el SEO de la página web y concretado las nuevas palabras claves a potenciar, hay que revisar varios puntos muy importantes que determinan el posicionamiento SEO del sitio:

Meta etiquetas: Es un código de programación que indica a Google por que palabras claves debe posicionar nuestra web. En este punto hay que mantener las que se han utilizado durante la antigüedad de la página web y añadir las nuevas que interesan potenciar.

Títulos: Revisar los títulos de la página web, hablando técnicamente, si dispone de H1 y H2 hay que respetarlos o mejorarlos introduciendo en ellos las palabras claves.

URL’s: Se debe mantener los nombres de las URL’s de todas las secciones de la página web para evitar enlaces rotos en el nuevo sitio, pero si éstas no son amigables (no son las adecuadas para la optimización SEO), hay que cambiarlas y realizar redireccionamientos, esto lo explico más adelante.

Enlaces internos: Analizar posibles enlaces internos a otras secciones que estuvieran rotos, es decir, que el destino ya no existe, y arreglarlos. También hay que analizar los textos que describen estos enlaces y mejorarlos si fuera necesario.

Cambiar el dominio con cuidado

Antes de seguir me voy a parar en este punto, por que de nada sirve realizar los anteriores si vamos a cambiar de dominio. Entonces estaríamos hablando directamente de una página web nueva para Google, donde la anterior deja de existir.

Un primer consejo es que si vais a cambiar de dominio y se trata de re-utilizar otro que ya existía, digamos que no es nuevo, hay que asegurarse de que dicho dominio no está penalizado por los buscadores, de ser así el cambio va a ser más perjudicial que otra cosa.

La forma correcta de cumplir con este punto, es decirle a Google a través de su herramienta Webmaster Tools que vamos hacer un cambio de dominio para nuestro sitio web, de esta forma nos respetará el posicionamiento SEO adquirido por el dominio que vamos a dejar de utilizar.

Redirección de las páginas de todas las secciones de la web

Este es quizás el punto más imprescindible a realizar, si no lo hacemos o lo hacemos mal directamente perderemos visitas en la nueva página web.

Si alguna URL de las páginas interiores va a cambiar, hay que que hacer un redireccionamiento 301. Esto es un pequeño código que redirecciona al visitante que accede a la página web a través de una URL antigua ya posicionada por Google a la nueva sección que hemos creado en la nueva página web.

De esta forma se evita el conocido error “404 no encontrado” que llevaría con mucha probabilidad al visitante abandonar la página web.

Crear un nuevo Sitemap

Una vez que la nueva página web está finalizada y publicada, inmediatamente se debe crear un nuevo sitemap con la nueva estructura del sitio. Este sitemap, se debe subir a la herramienta de Google Webmaster Tools para que el buscador conozca la nueva página web y agilice el rastreo de la misma.

Todos estos puntos que he mencionada a tener en cuenta cuando e va a hacer un nuevo diseño web, son tareas que se deben hacer con profesionalidad, requieren un tiempo y son imprescindible para no perder el tráfico de referencia.

Justo después de publicar la nueva web, también es importante de realizar un seguimiento de la optimización SEO, para verificar que ha sido la correcta y que todos los enlaces funcionan adecuadamente.

Como siempre digo, el pequeño empresario o autónomo, desconoce este trabajo, como muchos otros imprescindibles a realizar en un diseño y desarrollo web. La clave para evitar errores que pasen factura en el futuro, es rodearte de profesionales de Internet.

Derechos de la foto Jjs08