Volvamos hablar de SEO. En otro artículo expuse a través de una infografía los principales factores a tener en cuenta para conseguir una página web optimizada para el posicionamiento natural, concretamente lo que se define como SEO Onpage.

posicionamiento seo imprescindible en el diseño web

Es habitual entender el posicionamiento como un servicio externo al diseño web. Eso que se llama SEO suena a posicionar una página web en Google, algo que se puede contratar si se quiere conseguir dicho objetivo. Y así es, concretamente el posicionamiento SEO son técnicas de marketing online que permiten posicionar sitios web en los primeros resultados de búsquedas.

Pero, para que el usuario que desconoce Internet lo entienda, existe una parte del SEO que se trabaja en la página web. Si en el desarrollo web no se cumple con las técnicas de optimización SEO, va a resultar imposible posicionar la página web por mucho trabajo externo que se realice.

¿Por qué es importante la optimización SEO en una página web?

Incluir las técnicas de SEO en el servicio de diseño web no garantiza ninguna posición en los buscadores. Aunque es cierto, que si se trata de un nicho con poca competencia y la optimización se hace de forma correcta, se pueden conseguir resultados en poco tiempo.

Pongamos un ejemplo: uno de mis clientes, Jarensur, una empresa de jardinería, ya aparece en primera página para la palabra clave “podas sevilla”, además de presentar muy buenas posiciones para otras palabras. Esto se ha conseguido en tan sólo dos meses, gracias a una correcta optimización SEO en la página web, sin ningún trabajo adicional externo.

En el 80% de los casos no suele ser así, como ya comento depende del sector y de la competencia que exista en los términos a posicionar. De forma general, para alcanzar el top hay que contratar un servicio externo.

¿Qué ocurre si esta optimización no se realiza en el diseño web?

Si al contratar el servicio de diseño web, no se realizan las técnicas de SEO, van a ocurrir varios inconvenientes:

– Los buscadores nunca van a mostrar la página web en los resultados o al menos dentro del top 100 de Google si no se define correctamente en el código de programación de que trata la página web.

– La experiencia de usuario se verá afectada por una mala velocidad de carga ¿sabías que el 40% de los visitantes abandonan una página web si ésta no ha cargado en menos de dos segundos?

– Al compartir la página web o alguno de sus apartados a través de las redes sociales, no se podrá visualizar de que trata el contenido al no mostrarse correctamente el título y la descripción del sitio.

– Las URL’s de los apartados no permitirán conocer a qué tipo de contenido dan acceso y en qué lugar o sección de la página web se encuentran los usuarios.

– Un contenido web (textos) no optimizados para SEO, difícilmente estarán orientados a conseguir un objetivo, ya que el uso de palabras claves en títulos es imprescindible tanto para el SEO como para transmitir mensajes importantes a los usuarios.

– Si te diriges a un público empresarial, donde con mucha probabilidad se encuentran usuarios profesionales de servicios de Internet, transmitirás una mala imagen de marca, ya que estos profesionales apreciarán la mala calidad de la página web en cuanto a los puntos anteriores.

¿Cómo conseguir un diseño web optimizado para SEO?

Los empresarios que contratan un diseño web y no disponen de conocimientos sobre las correctas características que debe incluir el servicio, están expuestos a no recibir un producto eficaz y de calidad.

La optimización SEO Onpage, así como otros factores fundamentales, son transparentes al cliente. Se puede diseñar una web muy atractiva que transmita un buen trabajo y que de forma “oculta” no incluya un acabado profesional. Poniendo un ejemplo cotidiano, sería como comprar un coche de segunda mano recién pintado y con un interior reformado que aparente estar semi nuevo y que al poco tiempo presente importantes averías por un motor en muy mal estado.

Para evitar esto, mi principal consejo es no ir a por lo más económico, lo barato sale caro. El segundo consejo es elegir una propuesta bien detallada, donde se haga constancia de un servicio profesional, con unas características bien desglosadas y explicadas que justifiquen el importe.

Buscar una recomendación puede ser positivo, bien a través de compañeros o conocidos que ya contrataron el servicio y están teniendo buenos resultados o a través de una página web, donde poder ver un buen portfolio de trabajos realizados.

Derechos de la foto Joseph Sakalak